• 1

Nuestro miembro honorario internacional Ph.D Ismael Eduardo Pérez García y Tallerista del taller El inventario multifásico de la personalidad de Minnesota (MMPI-2) y (MMPI-2-RF): Más allá de las escalas de la corrección comercial.

Presentando en el programa El Foco, su análisis, desde su experticia, sobre la sentencia en el caso de la Manada.

A continuación un resumen de su análisis:

Partimos de la base de que el juzgador, en este caso, el magistrado  de la sección segunda de la Audiencia provincial de Pamplona, don Ricardo Javier González González,  debe garantizar el principio de presunción de inocencia de los investigados. Pero dicho esto, hablamos de la aparente incongruencia de la sentencia. Incongruencia porque en los hechos probados del fallo judicial se admite que la víctima presenta TEP (trastorno de estrés postraumático, que debe ser refrendado en dos años; pero que lo presenta ya)  como daño moral. Pero, luego, después de 370 folios se concluye que no es víctima de agresión sexual porque no ha habido violencia ni intimidación. Parece que no se ha tenido en cuenta que el TEP es un daño internalizante primario, que permite establecer relación de causalidad entre los hechos denunciados y la secuela.  La sentencia parece pasar por alto que el TEP es el mayor de los daños psicológicos; comparable al que presentan los soldados después de regresar del campo de batalla en primera línea de fuego.

Por otro lado, y con perspectiva de nuerobiología del trauma, tratamos de explicar que el miedo controla la actividad cerebral y bajo estas circunstancias especiales de miedo insuperarble,  la víctima no reacciona. Esto explica el porqué una víctima de agresión sexual no se defiende. Y no se defiende porque en ella se produce una desconexión con la realidad; una congelación.

Ante una situación de miedo de miedo normal:

  • Se dilatan las pupilas y los ojos se ensanchan.
  • La audición se vuelve más aguda.
  • Nos preparamos de luchar o huir.

 

Pero cuando enfrentamos una situación de miedo insuperable, y como mecanismo de supervivencia, desconectamos. Se pone en marca el circuito del miedo congelante. A partir de la amígdala se liberan las sustancias químicas del estrés incapacitante, y se libera en la corteza prefrontal y el cerebro deja de funcionar RACIONALMENTE, viéndose  afectados los HÁBITOS y los REFLEJOS.

Esta desconexión ocurre en todas las personas; en mujeres expuestas a situaciones de abuso sexual, pero también, en hombres . Donde más se ha estudiado es en los campos de batalla o los servicios de urgencias (pe Bomberos, Policías…). Para superar esta congelación, el entrenamiento debe ser RUGUROSO Y, sobre todo, REPETITIVO.

Pero cuando estás siendo atacada sexualmente no hay hábito aprendido con disciplina espartana para evitarlo.  Normalmente,  se confía en evitar las propuestas sexuales no deseadas exclamando:

  • ¡No!, ¡déjame!, seguidos de COMPORTAMIENTOS PASIVOS (das media vuelta y te vas…)

Por eso, es casi imposible que una mujer puesta en una situación de estrés absoluto GRITE o SALGA CORRIENDO. Porque sin hábitos ni reflejos previamente muy entrenados, el circuito del miedo domina el comportamiento. SE PERCIBEN EL ESCAPE Y LA RESISTENCIA COMO INÚTILES. De modo que no huirá ni evitará De modo que no huirá ni lucharía, sino que prevalecen los reflejos de SUPERVIVENCIA EXTREMA (REFLEJOS DE DEFENSA ANIMAL). En esta situación, el cuerpo cae en manos de un depredador.

En estas situaciones se produce:

  • la INMOVILIDAD TÓNICA, es decir, el cuerpo se paraliza y se pone rígido por el miedo. Es incapaz de moverse, hablar o gritar
  • La INMOVILIDAD COLAPSADA; sentirse como “UNA MUÑECA DE TRAPO”.
    • Disminuyen la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea
    • Sonidos guturales…

La INMOVILIDAD COLAPSADA conlleva sentimientos de incredulidad a la víctima. ¿Cómo podía tener sueño en una violación?

  • Otra respuesta MÁS común es la DISOCIACIÓN.
    • Separación
    • Sensación de irrealidad

Estas son las respuestas esperables de CEREBROS DOMINADOS POR EL CIRCUITO DEL MIEDO.

Conlleva:

  • Culpabilización
  • Vergüenza (los soldados sienten cobardía), y no lo podrán contar, incluso en fases de investigación judicial.
  • NINGUNA DE ESTAS RESPUESTAS implica CONSENTIMIENTO o COBARDÍA. Y, desde luego, están reñidas con la defensa.

POR ÚLTIMO, Desde el conocimiento científico basado en la evidencia y desde la empatía personal y social, la sentencia carece de valor.

Porque genera doble daño:

  • Percepción de impunidad para los investigados
  • Retraimiento a la hora de denunciar de otras posibles víctimas.

Ediciones de Notas Criminológicas

Primera edición Enero 20141era Edición

Primera Edición

Segunda edición Abril 20162da Edición

Segunda Edición

3ra Edición

Tercera Edición